La mimosa es un sueño hecho realidad.

Y sí, la recuperamos con mucho mimo, conservando sus vigas de madera antiguas. Si los objetos hablaran…  Hemos decorado varios rincones con detalles que restauramos de casa de las abuelas y viejos graneros. Nos inspiramos para darle un toque personal, agradable y único a cada habitación.

Nos encanta daros la bienvenida y compartir esa calidez también en el trato, para hacer de vuestra visita una experiencia más que agradable, que recordaréis siempre.

Vais a poder disfrutar de ese otro tiempo lento y apacible, que asociamos a los recuerdos entrañables: la tranquilidad del pueblo, una pequeña flor, el gato que asoma en el tejado del patio. Una ocasión y lugar perfectos para desconectar y re-conectar.

Comenzamos el paseo…

Esta es la fachada:

 

La entrada de la casa da a este pasillo:

Desde el que encuentras a la derecha una habitación de matrimonio, con baño completo y vistas al exterior:

 

A la izquierda otras dos habitaciones, una de ellas también doble y con ventana al exterior:

    

Y la otra, una alcoba con dos camas:

 

Frente a la alcoba, el otro baño:

Y al final del pasillo (es decir, de frente según entramos) la cocina – salón con chimenea:

 

Cuyas ventanas dan al patio exterior (con despensa):
  

Equipamiento:
General: WiFi · Televisión · DVD · Estufa de leña · Ventilador de techo
Cocina: Vitrocerámica · Lavavajillas · Microondas · Cafetera · Tostadora · Exprimidor · Hervidor de agua
Aseo y otros: Secador de pelo · Lavadora · Plancha de ropa · Pequeña biblioteca · Juegos de mesa
Datáfono (se puede pagar con tarjeta)