– Corazón, te dije que una escapada en estas fechas… Pero ya reservaste, ¿no?

– Tranquilooo, si ya lo pensé y mira: aunque haga frío, hasta si llueve… En realidad lo que nos apetecía es desconectar pero estar agustico, tranquilos; pues el sitio es ideal, ¡ya verás!

¿Hace cuánto que no os dedicáis un fin de semana para vosotros? Sin muchos planes, sin agobios. Para descansar, disfrutar del tiempo lento al que el otoño invita y el invierno en el pueblo casi casi obliga.

Porque los días acortan, y las noches se alargan junto al fuego. ¡Qué gusto escuchar el chisporroteo, y ver cómo danzan las llamas…! Una experiencia hipnótica. ¿Recuerdas cuando fue la última vez? Pues ahí van un par de sugerencias para quienes vengáis en esta temporada: aprovechar la cocina tradicional para asar un típico fruto otoñal (¡toma castañas!) o si preferís relajaros en el sofá, unos tazones de chocolate caliente y a disfrutar, de la buena compañía y la tranquilidad.

 

¿Qué más te gustaría encontrar, para disfrutar de tu estancia en La Mimosa? Cuéntamos abajo, en comentarios 😉

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *